La Ley 35/2015, el actual baremo de accidentes de tráfico recoge el baremo médico que clasifica y valora las secuelas producidas en un accidente de tráfico. Concretamente se encuentran regulados en los artículos 95 a 102. El artículo 95 establece la determinan las indemnizaciones por secuelas:

En su apartado primero establece que la valoración de las secuelas se realiza en función de lo establecido en la tabla 2.A:

“La valoración económica del perjuicio personal básico en caso de secuelas se determina conforme a lo que resulta de las reglas recogidas en la tabla 2.A.”

Continúa el artículo en su apartado segundo estableciendo que la gravedad e intensidad de las secuelas, se regulan de acuerdo al Baremo médico que se encuentra en la tabla 2.A.1

Por otro lado el artículo 96, regula el Baremo médico, en su apartado primero establece:

“El baremo médico contiene la relación de las secuelas que integran el perjuicio psicofísico, orgánico y sensorial permanente, con su clasificación, descripción y medición, y también incluye un capítulo especial dedicado al perjuicio estético”.

En el apartado segundo de este mismo artículo recoge como se realiza el computo de los puntos en base al porcentaje de menoscabo que produce la lesión a la persona que sufre la secuela “La medición del perjuicio psicofísico, orgánico o sensorial de las secuelas se realiza mediante un porcentaje de menoscabo expresado en puntos, con un máximo de cien”.

El apartado 97, establece las reglas de la aplicación del perjuicio psicofísico¸ orgánico y sensorial.

Estableciendo en su apartado primero:

Los criterios que se deben tener en cuenta para valorar cada secuela, en función de la intensidad, y gravedad desde el punto de vista anatómico-funcinal “La puntuación otorgada al perjuicio psicofísico¸ orgánico y sensorial de cada secuela, según criterio clínico, tiene en cuenta su intensidad y gravedad desde el punto de vista anatómico-funcional, sin tomar en consideración la edad o el sexo del lesionado, ni la repercusión de la secuela en sus diversas actividades.”

En el apartado 2 explica como se adjudica los puntos a cada secuela: “Se adjudica a cada secuela una puntuación fija o la que corresponda dentro de una horquilla con una puntuación mínima y máxima”.

El apartado tercero especifica que secuelas se valoran una única vez, aunque su sintomatología se encuentre descrita en varios apartados del baremo médico: “ Una secuela debe valorarse una sola vez, aunque su sintomatología se encuentre descrita en varios apartados del baremo médico, sin perjuicio de lo establecido respecto del perjuicio estético. No se valoran las secuelas que estén incluidas o se deriven de otras, aunque estén descritas de forma independiente”.

Por otro lado, es posible que existan secuelas concurrentes, recogiendo el artículo 98 la forma de obtener la puntuación por el perjuicio psicofísico, aplicando la siguiente formula:

[[(100 – M) x m] / 100] + M

Considerando:

“M” a la puntuación de la secuela mayor

“m” la puntuación de la secuela menor.

Cuando existan más de dos secuelas, se debe usar la anterior formula de forma escalonada, partiendo de la secuela de mayor puntuación, realizando las operaciones en orden inverso a su importancia.

[[(100 – M) x m] / 100] + M

Considerando a partir de la segunda operación:

“M” a la puntuación resultante de la operación inmediatamente anterior

“m” la puntuación de la secuela siguiente.

En caso de que el resultado que se obtenga consista en fracciones decimales, el resultado de cada operación se redondea a la unidad más alta.

También existen las secuelas intergravatorias reguladas en el artículo 99 y las secuelas agravatorias de estado previo recogidas en el artículo 100.