Encasillar un accidente de tráfico dentro de una clasificación específica, no es una tarea sencilla porque, precisamente, son muchas y variadas las clasificaciones que se han propuesto, dependiendo de la perspectiva desde la que se analice el tema.

Así, por ejemplo, no existe una uniformidad conceptual al respecto, dado que el sector asegurador presenta una clasificación específica, los medios especializados también y, ni qué decir, de las que se han propuesto desde el Estado.

Sin embargo y para poder desarrollar el tema, vamos a plantear una clasificación que, dicho sea de paso, ha sido bastante aceptada dentro de los diferentes ámbitos, incluido el académico.

calculadora-indeminización

“Accidente” – Entendiendo, en primer lugar, el concepto

En España y, consideramos que en la gran mayoría de los países occidentales, no existe uniformidad respecto de lo que es un accidente, a menos que, como sucede en algunas legislaciones, este concepto se concrete por la vía legal y para efectos, precisamente, legales.

En lo que respecta, ahora, a la terminología, tenemos que tampoco existe uniformidad al respecto, dado que, unas veces, se habla de “siniestro” (sobre todo en el argot asegurador), al tiempo que, en otras ocasiones, se habla de “incidente de tráfico” o, simplemente, de “accidente de tráfico” e, incluso, de “accidente de tránsito”.

Algunos se podrán estar preguntando “¿y por qué darle tanta importancia a una simple clasificación?” Sí existen razones y, muchas veces, de peso. Desde el punto de vista judicial, el concepto de “secuelas accidente de tráfico” es muy importante y debatido.

Así, por ejemplo, si la indemnización por ciertas secuelas permanentes, se está debatiendo en un proceso judicial, primero habrá que determinar si, realmente, se trató de un “accidente de tráfico” o si, más bien, fue una colisión en otro tipo de ámbito.

Hemos encontrado una interesante definición sobre lo que es un accidente de tráfico: “es un hecho súbito, imprevisto y repentino, que no depende de la voluntad de la persona, o personas, involucradas en el incidente y que puede producir, o no, consecuencias en varios ámbitos, como la salud, los daños a bienes materiales, y demás”.

abogados-accidente

Añadiríamos nosotros que, para ser accidentes de tráfico, es necesario que los respectivos incidentes se hayan producido en vía pública porque, por ejemplo, un incidente dentro de la vivienda del propietario del vehículo automotor, no podría ser considerado como tal, así sea necesario remitir a los eventuales heridos a diferentes clínicas.

Ahora, en el sector asegurador, especialmente, se habla de “siniestro”, en tanto que la misma legislación mercantil así lo hace. Es más, se define lo que es un “siniestro”. Pero, vale aclarar que un siniestro se puede presentar en referencia a la salud y como a vehículos.

Tal sería el caso, por ejemplo, de un siniestro de incendio, sin heridos ni muertos. Pero, para los efectos de lo que nos interesa en la presente publicación, hablaremos de los siniestros constitutivos de accidentes de tráfico y que, además, sea necesaria la atención médica “después del accidente” mismo.

Retomado el tema de la expresión “siniestro”, digamos que es considerada bastante adecuada, dado que da a entender algo trágico, a deferencia de la expresión “accidente”, que puede no denotar mayores consecuencias y, si se quiere, ninguna consecuencia.

Ahora, según la Real Academia Española (RAE), el concepto de accidente hace alusión a la cualidad o estado que aparece en algo, sin que sea parte de su esencia o naturaleza.

La RAE hace alusión, también, al suceso eventual que altera el orden regular de las cosas y al suceso eventual o acción que, involuntariamente, resulta daño para las personas o las cosas.

Las diferentes causas de los accidentes de tráfico, como factor de clasificación

Si, a posteriori, conocemos las consecuencias de los accidentes o siniestros de tráfico, es importante conocer, también, su etiología, esto es, sus causas, para determinar (para efectos legales y médicos) qué fue lo que dio lugar a éste.

De otro lado pero en el mismo orden de ideas, digamos que el factor humano tiene una gran incidencia en los accidentes de (o “entre”) vehículos automotores, al tiempo que los casos fortuitos y la fuerza mayor, también inciden como exonerantes de la responsabilidad del conductor.

Si bien es cierto que nos estamos refiriendo a conceptos que son propios del Derecho, de los tribunales y los abogados, también es verdad que, a la hora de la rehabilitación lesionados accidente, es muy importante (por no decir que “imprescindible”) determinar si hubo caso fortuito o fuerza mayor para que, de este modo, se pueda saber si una aseguradora tendrá que sufragar los gastos de rehabilitación, con cargo al amparo de Responsabilidad Civil Extracontractual.

clínicas-accidente

La clasificación de los accidentes de tráfico

  • En relación con el número de unidades de circulación (vehículos automotores involucrados en el accidente), se hace diferencia entre los accidentes simples (en los que,  normalmente, no es necesario conducir al implicado a centros de atención) y los complejos.

Los accidentes simples se caracterizan porque interviene una sola unidad sanitaria.

Los accidentes complejos, a su vez, son aquellos en los que intervinieron dos o más unidades sanitarias.

  • En atención al sitio geográfico donde se produjo el suceso, los accidentes de tráfico son urbanos o interurbanos. Los urbanos, a su vez, son los que tienen lugar en vías urbanas o en travesías, que se consideran urbanas, para efectos de los accidentes mismos, así se trate, realmente, de una vía interurbana que se desplaza por suelo urbano.
  • En consideración al resultado del siniestro, los accidentes se clasifican en los que solo generan daños materiales, de un lado, y los que generan víctimas, de otra parte.

Es importante aclarar a este último respecto, que se consideran “accidentes con víctimas”, aquellos en los que, al menos, una persona resulta herida o muerta, independientemente de si los heridos presentan secuelas de accidente de tráfico o no.

Al tiempo que, se consideran “accidentes con daños materiales”, aquellos en los que, únicamente, hubo daño a las cosas, sean otros vehículos (sin víctimas), postes, farolas, mobiliario urbano, fachadas de casas, etc.

  • En consideración a la naturaleza/forma en que se produce el accidente, este puede ser un choque, una colisión, atropellos, salidas de la vía, y volcamientos.