Infoaccidentes.com

Preguntas Frecuentes

En principio no. El informe del accidente es un documento que tiene como objetivo facilitar y acelerar el pago de las indemnizaciones, pero no es una prueba absoluta, ni determina quién es el culpable del accidente. Si se trata de engañar a la aseguradora seguramente los daños reflejados en el vehículo no coincidirán con la descripción del accidente. De todos modos, si se observa algún error en la declaración, debe ponerse en contacto con la compañía de seguros inmediatamente y rectificar cualquier dato que sea incorrecto para subsanarlo.

Aunque no es obligatorio, pedir a las fuerzas de seguridad que realicen un atestado del accidente es muy conveniente, especialmente en los casos en los que pueda haber dudas sobre la culpabilidad de los vehículos implicados en el accidente. También conviene realizar fotografías del accidente, podrían ser utilizadas como prueba para reclamar una indemnización.

En estos casos es aconsejable pedir copias de toda la documentación a la aseguradora (atestado policial, opiniones de expertos, etc.) y, si es posible, añadir más pruebas para demostrar que la culpa no era suya (fotos, contactos de testigos del accidente, etc.). Incluso sin el apoyo de la compañía de seguros puede recurrir a los tribunales o jueces y luego reclamar el coste de las tasas judiciales y honorarios de abogados a su compañía de seguros en caso de que su póliza incluya una cláusula de defensa jurídica (es lo habitual).

En los últimos tiempos y con la aplicación del artículo 135 del nuevo Baremo de accidentes de tráfico es necesario acreditar la relación entre el accidente y las lesiones producidas, tiene especial relevancia a efectos de este criterio que se hayan manifestado los síntomas dentro de las setenta y dos horas posteriores al accidente o que el lesionado haya sido objeto de atención médica en este plazo. Es por ello, que no acudir en esos 3 días siguientes puede hacer que la aseguradora se niegue a pagar la indemnización.

Aunque no es obligatorio por ley, la mayoría de las pólizas de seguros tienen cobertura de protección jurídica. Esta incluye la prestación de servicios legales o el reembolso de los gastos relacionados con las tasas judiciales, honorarios de abogados y otros costos procesales. Esta cobertura puede ser especialmente útil, sobre todo cuando hay un conflicto de intereses entre las empresas y las víctimas, como cuando en un accidente con dos vehículos la aseguradora del conductor culpable es la misma que la de la víctima.

Generalmente se incluye en esta tanto al asegurado como a los pasajeros. Sin embargo, como la cláusula de protección legal es opcional, cada compañía define los términos de las mismas. Debe leer detenidamente el contrato de su seguro, especialmente las condiciones particulares del mismo, para confirmar quienes son los beneficiarios de esta cobertura.

Sólo en los casos en los que el asegurado haya contratado esa cobertura extra. Las pólizas de seguro por defecto no incluyen dicha cobertura y aunque parezca bastante injusto no podemos reclamar este concepto aunque la culpa haya sido del vehículo contrario.

Sí, si la aseguradora no cumple con los plazos de pago deberá cumplir con lo establecido en la legislación vigente. Este interés es calculado por el propio juez cuando se gana el procedimiento judicial y lo normal es que la aseguradora sea condenada a pagar costas e intereses. El interés por mora es el interés legal del dinero incrementado en un 50% osea un 5-6% aproximadamente. Pero a partir del segundo año ( en casos de lesiones graves) el interés a aplicar es del 20% anual.

Sí. La víctima siempre se puede elegir la clínica donde quiere ser tratada. Sin embargo, si usted elige uno que no tiene acuerdos con la compañía de seguros tendrá que pagar los costes de antemano y proceder a reclamarlos posteriormente. Las aseguradoras están obligadas a reembolsar estos gastos con la mayor urgencia. Sólo en los casos en los que el asegurado haya contratado esa cobertura extra. Las pólizas de seguro por defecto no incluyen dicha cobertura y aunque parezca bastante injusto no podemos reclamar este concepto aunque la culpa haya sido del vehículo contrario.

Si un lesionado en accidente de tráfico no está en condiciones de reanudar sus actividades habituales, debe volver al médico inmediatamente y pedir prolongar el tratamiento y / o baja laboral. En general, la compañía de seguros reabrirá el proceso, pero si no es así, debe pedir una segunda opinión médica confirmando que debe continuar el tratamiento (que puede hacerlo a través de su médico de familia o cualquier otro médico). Pero también se puede dar el caso de que se haya agotado todas las posibilidades de curación, la compañía de seguros entonces debe compensar por todas las lesiones permanentes (secuelas) que son resultado del accidente. Esta situación es muy común, pero es necesario saber si el médico le dio de alta antes de tiempo, porque entiende que ya está curado o porque se considera que el daño es permanente y se han agotado todas las posibilidades de curación, es decir, ha quedado con secuelas.

cumple el objetivo de recoger toda la información necesaria para entender las causas del accidente, los implicados en el mismo y los daños causados en el mismo, entre otras cosas recogerá:

– Los datos del conductor o conductores contrarios (número de tarjeta de identidad y licencias de conducción, teléfono, dirección, etc.)
– Datos del vehículo (matrícula, número de póliza, la compañía de seguros, el nombre del modelo del coche del propietario del vehículo, etc.);
– Mencionar si hay pasajeros y testigos y poner sus datos personales en la declaración.
– Si el accidente causó daños a otros objetos, tales como teléfonos móviles, ordenadores portátiles, tabletas, etc., se debe mencionar que en la declaración y añadir fotografías de los objetos dañados.
– Indicar si el accidente causó las lesiones. Ojo, si no se indica en el parte no pasa nada mientras se acuda a un centro médico dentro de las primeras 72 horas.

 

Los conductores y cualesquiera otros participantes directos en un accidente de tráfico, deben someterse a la realización del control de alcoholemia siempre que lo permita su salud. Cualquier persona que se niegue a someterse a dicho reconocimiento, puede ser castigado por desobediencia. . Sin embargo, si el resultado de la prueba es positivo alcohol en la sangre, el examinado será notificado y puede requerir la realización de refutación. En este caso, puede repetir la prueba utilizando otro probador de la respiración o ser llevado a un hospital para realizar el test de alcoholemia en sangre. ¿Qué ocurre cuando uno de los conductores da positivo por conducir ebrio?

Sí. Sin embargo, hay ciertos procedimientos que pueden interrumpir los plazos legales, no debe renunciar a la demanda por daños si no está seguro de que el período ha prescrito. Le damos el siguiente ejemplo: en general, el plazo de prescripción para reclamar por la vía judicial es de 1 año a partir de la fecha del alta médica o estabilización lesional . Sin embargo, si la parte lesionada demanda la indemnización por escrito a la compañía de seguros, el plazo se interrumpe y se extiende por otro año. Saber más de los plazos para reclamar una indemnización por accidente de tráfico

De nuevo, escudándose en el artículo 135 del Baremo de accidentes que en su apartado d dice textualmente “De intensidad, que consiste en la adecuación entre la lesión sufrida y el mecanismo de su producción, teniendo en cuenta la intensidad del accidente y las demás variables que afectan a la probabilidad de su existencia” . Es por eso que, ante la menor molestia, debamos acudir al médico lo antes posible, un pequeño golpe puede dejar importantes lesiones cervicales y es necesario que el médico lo acredite.

Una vez completado el procedimiento, debe enviar toda la documentación que acredite los gastos que tuvo con la demanda y estos se reembolsarán hasta el límite máximo establecido en su póliza de seguro (condiciones especiales). En muchas situaciones, estos costes cubiertos son bastante altos y permiten al asegurado recuperar todo su dinero. Si tiene cobertura de protección jurídica puede elegir los servicios legales de la compañía de seguros o contratar a un abogado de su confianza . En este último caso, es importante informar a la compañía de seguros que ya tiene un abogado y desea el reembolso de los gastos, como los honorarios del abogado y costas judiciales, o pregunte a su abogado para que haga la notificación a la compañía de seguros en su nombre.

Si su póliza de seguro contempla el pago de estos gastos, la compañía de seguros deberá reembolsar los honorarios de los abogados . La cobertura de la protección jurídica generalmente excluye el pago de los gastos de asistencia jurídica si el caso no es factible. Sin embargo, si el tribunal le da la razón, significa que el caso era viable y la compañía de seguros no puede negarse a pagar las cantidades estipuladas en la póliza.

En principio la aseguradora no tiene ni plazo ni obligación de pagar nada. De hecho muchos lesionados confían en la buena voluntad de las aseguradoras y esperan y esperan a que les hagan una oferta y se les plaza el plazo y no pueden reclamar absolutamente nada. Una vez que se reclama judicialmente el plazo de pago lo marca el propio juzgado pero normalmente los casos en los que no se llega a un acuerdo extrajudicial se pueden demorar un año fácilmente.

Por ley, las compañías de seguros están obligadas a proporcionar una atención médica o en su defecto deberán compensar a la víctima por todos los gastos médicos relacionados con el accidente. deriva a los lesionados a las propias aseguradoras para que presten los servicios médicos salvo cuando se trata de casos de gravedad en los que la Seguridad Social pone a disposición del lesionado toda la capacidad y calidad de su asistencia. El hecho de que sean las aseguradoras las que puedan determinar cuáles son los tratamientos médicos y la duración de los mismos genera un conflicto de intereses puesto que cuanto más se alargue los procesos de rehabilitación mayores serán las indemnizaciones de los lesionados. Siempre que se puede se debe acudir a centros privados o concertados que luego trasladen los gastos a la aseguradora responsable del siniestro.

No. Todos los centros de atención médica u hospitalaria, ya sea pública o privada, están obligados a proporcionar la documentación médica al paciente en cualquier momento. Este es uno de los derechos consagrados en la Carta de Derechos y Deberes de pacientes definidos por la Dirección General de la Salud, “el paciente tiene derecho a ser informado de los datos registrados en el proceso, debe ser proporcionado esta información de manera precisa y detallada. ”Además la Ley de Protección de datos también asiste al lesionado a tener acceso a una copia del informe médico… Si algún centro médico pone pegas para facilitar una copia de informes médicos , mencionar la LOPD es mano de santo ya que las multas son de cuantías elevadas.

No. Cuando se trata de un accidente de tráfico, los gastos de hospital deben ser pagados por las compañías de seguros involucradas. Si recibe una factura pidiéndole abonar dichos gastos de hospital, debe ponerse en contacto con la compañía de seguros e informarles de que esta cantidad aún no ha sido abonada. Siempre es recomendable rellenar y entregar el formulario que entregan los hospitales cuando atienden a un lesionado en accidente de tráfico…

En principio no. El informe del accidente es un documento que tiene como objetivo facilitar y acelerar el pago de las indemnizaciones, pero no es una prueba absoluta, ni determina quién es el culpable del accidente. Si se trata de engañar a la aseguradora seguramente los daños reflejados en el vehículo no coincidirán con la descripción del accidente. De todos modos, si se observa algún error en la declaración, debe ponerse en contacto con la compañía de seguros inmediatamente y rectificar cualquier dato que sea incorrecto para subsanarlo.

cumple el objetivo de recoger toda la información necesaria para entender las causas del accidente, los implicados en el mismo y los daños causados en el mismo, entre otras cosas recogerá:

– Los datos del conductor o conductores contrarios (número de tarjeta de identidad y licencias de conducción, teléfono, dirección, etc.)
– Datos del vehículo (matrícula, número de póliza, la compañía de seguros, el nombre del modelo del coche del propietario del vehículo, etc.);
– Mencionar si hay pasajeros y testigos y poner sus datos personales en la declaración.
– Si el accidente causó daños a otros objetos, tales como teléfonos móviles, ordenadores portátiles, tabletas, etc., se debe mencionar que en la declaración y añadir fotografías de los objetos dañados.
– Indicar si el accidente causó las lesiones. Ojo, si no se indica en el parte no pasa nada mientras se acuda a un centro médico dentro de las primeras 72 horas.

Aunque no es obligatorio, pedir a las fuerzas de seguridad que realicen un atestado del accidente es muy conveniente, especialmente en los casos en los que pueda haber dudas sobre la culpabilidad de los vehículos implicados en el accidente. También conviene realizar fotografías del accidente, podrían ser utilizadas como prueba para reclamar una indemnización.

Los conductores y cualesquiera otros participantes directos en un accidente de tráfico, deben someterse a la realización del control de alcoholemia siempre que lo permita su salud. Cualquier persona que se niegue a someterse a dicho reconocimiento, puede ser castigado por desobediencia. . Sin embargo, si el resultado de la prueba es positivo alcohol en la sangre, el examinado será notificado y puede requerir la realización de refutación. En este caso, puede repetir la prueba utilizando otro probador de la respiración o ser llevado a un hospital para realizar el test de alcoholemia en sangre. ¿Qué ocurre cuando uno de los conductores da positivo por conducir ebrio?

En estos casos es aconsejable pedir copias de toda la documentación a la aseguradora (atestado policial, opiniones de expertos, etc.) y, si es posible, añadir más pruebas para demostrar que la culpa no era suya (fotos, contactos de testigos del accidente, etc.). Incluso sin el apoyo de la compañía de seguros puede recurrir a los tribunales o jueces y luego reclamar el coste de las tasas judiciales y honorarios de abogados a su compañía de seguros en caso de que su póliza incluya una cláusula de defensa jurídica (es lo habitual).

Sí. Sin embargo, hay ciertos procedimientos que pueden interrumpir los plazos legales, no debe renunciar a la demanda por daños si no está seguro de que el período ha prescrito. Le damos el siguiente ejemplo: en general, el plazo de prescripción para reclamar por la vía judicial es de 1 año a partir de la fecha del alta médica o estabilización lesional . Sin embargo, si la parte lesionada demanda la indemnización por escrito a la compañía de seguros, el plazo se interrumpe y se extiende por otro año. Saber más de los plazos para reclamar una indemnización por accidente de tráfico

En los últimos tiempos y con la aplicación del artículo 135 del nuevo Baremo de accidentes de tráfico es necesario acreditar la relación entre el accidente y las lesiones producidas, tiene especial relevancia a efectos de este criterio que se hayan manifestado los síntomas dentro de las setenta y dos horas posteriores al accidente o que el lesionado haya sido objeto de atención médica en este plazo. Es por ello, que no acudir en esos 3 días siguientes puede hacer que la aseguradora se niegue a pagar la indemnización.

De nuevo, escudándose en el artículo 135 del Baremo de accidentes que en su apartado d dice textualmente “De intensidad, que consiste en la adecuación entre la lesión sufrida y el mecanismo de su producción, teniendo en cuenta la intensidad del accidente y las demás variables que afectan a la probabilidad de su existencia” . Es por eso que, ante la menor molestia, debamos acudir al médico lo antes posible, un pequeño golpe puede dejar importantes lesiones cervicales y es necesario que el médico lo acredite.

Aunque no es obligatorio por ley, la mayoría de las pólizas de seguros tienen cobertura de protección jurídica. Esta incluye la prestación de servicios legales o el reembolso de los gastos relacionados con las tasas judiciales, honorarios de abogados y otros costos procesales. Esta cobertura puede ser especialmente útil, sobre todo cuando hay un conflicto de intereses entre las empresas y las víctimas, como cuando en un accidente con dos vehículos la aseguradora del conductor culpable es la misma que la de la víctima.

Una vez completado el procedimiento, debe enviar toda la documentación que acredite los gastos que tuvo con la demanda y estos se reembolsarán hasta el límite máximo establecido en su póliza de seguro (condiciones especiales). En muchas situaciones, estos costes cubiertos son bastante altos y permiten al asegurado recuperar todo su dinero. Si tiene cobertura de protección jurídica puede elegir los servicios legales de la compañía de seguros o contratar a un abogado de su confianza . En este último caso, es importante informar a la compañía de seguros que ya tiene un abogado y desea el reembolso de los gastos, como los honorarios del abogado y costas judiciales, o pregunte a su abogado para que haga la notificación a la compañía de seguros en su nombre.

Generalmente se incluye en esta tanto al asegurado como a los pasajeros. Sin embargo, como la cláusula de protección legal es opcional, cada compañía define los términos de las mismas. Debe leer detenidamente el contrato de su seguro, especialmente las condiciones particulares del mismo, para confirmar quienes son los beneficiarios de esta cobertura.

Si su póliza de seguro contempla el pago de estos gastos, la compañía de seguros deberá reembolsar los honorarios de los abogados . La cobertura de la protección jurídica generalmente excluye el pago de los gastos de asistencia jurídica si el caso no es factible. Sin embargo, si el tribunal le da la razón, significa que el caso era viable y la compañía de seguros no puede negarse a pagar las cantidades estipuladas en la póliza.

Sólo en los casos en los que el asegurado haya contratado esa cobertura extra. Las pólizas de seguro por defecto no incluyen dicha cobertura y aunque parezca bastante injusto no podemos reclamar este concepto aunque la culpa haya sido del vehículo contrario.

En principio la aseguradora no tiene ni plazo ni obligación de pagar nada. De hecho muchos lesionados confían en la buena voluntad de las aseguradoras y esperan y esperan a que les hagan una oferta y se les plaza el plazo y no pueden reclamar absolutamente nada. Una vez que se reclama judicialmente el plazo de pago lo marca el propio juzgado pero normalmente los casos en los que no se llega a un acuerdo extrajudicial se pueden demorar un año fácilmente.

Sí, si la aseguradora no cumple con los plazos de pago deberá cumplir con lo establecido en la legislación vigente. Este interés es calculado por el propio juez cuando se gana el procedimiento judicial y lo normal es que la aseguradora sea condenada a pagar costas e intereses. El interés por mora es el interés legal del dinero incrementado en un 50% osea un 5-6% aproximadamente. Pero a partir del segundo año ( en casos de lesiones graves) el interés a aplicar es del 20% anual.

Por ley, las compañías de seguros están obligadas a proporcionar una atención médica o en su defecto deberán compensar a la víctima por todos los gastos médicos relacionados con el accidente. deriva a los lesionados a las propias aseguradoras para que presten los servicios médicos salvo cuando se trata de casos de gravedad en los que la Seguridad Social pone a disposición del lesionado toda la capacidad y calidad de su asistencia. El hecho de que sean las aseguradoras las que puedan determinar cuáles son los tratamientos médicos y la duración de los mismos genera un conflicto de intereses puesto que cuanto más se alargue los procesos de rehabilitación mayores serán las indemnizaciones de los lesionados. Siempre que se puede se debe acudir a centros privados o concertados que luego trasladen los gastos a la aseguradora responsable del siniestro.

Sí. La víctima siempre se puede elegir la clínica donde quiere ser tratada. Sin embargo, si usted elige uno que no tiene acuerdos con la compañía de seguros tendrá que pagar los costes de antemano y proceder a reclamarlos posteriormente. Las aseguradoras están obligadas a reembolsar estos gastos con la mayor urgencia. Sólo en los casos en los que el asegurado haya contratado esa cobertura extra. Las pólizas de seguro por defecto no incluyen dicha cobertura y aunque parezca bastante injusto no podemos reclamar este concepto aunque la culpa haya sido del vehículo contrario.

No. Todos los centros de atención médica u hospitalaria, ya sea pública o privada, están obligados a proporcionar la documentación médica al paciente en cualquier momento. Este es uno de los derechos consagrados en la Carta de Derechos y Deberes de pacientes definidos por la Dirección General de la Salud, “el paciente tiene derecho a ser informado de los datos registrados en el proceso, debe ser proporcionado esta información de manera precisa y detallada. ”Además la Ley de Protección de datos también asiste al lesionado a tener acceso a una copia del informe médico… Si algún centro médico pone pegas para facilitar una copia de informes médicos , mencionar la LOPD es mano de santo ya que las multas son de cuantías elevadas.

Si un lesionado en accidente de tráfico no está en condiciones de reanudar sus actividades habituales, debe volver al médico inmediatamente y pedir prolongar el tratamiento y / o baja laboral. En general, la compañía de seguros reabrirá el proceso, pero si no es así, debe pedir una segunda opinión médica confirmando que debe continuar el tratamiento (que puede hacerlo a través de su médico de familia o cualquier otro médico). Pero también se puede dar el caso de que se haya agotado todas las posibilidades de curación, la compañía de seguros entonces debe compensar por todas las lesiones permanentes (secuelas) que son resultado del accidente. Esta situación es muy común, pero es necesario saber si el médico le dio de alta antes de tiempo, porque entiende que ya está curado o porque se considera que el daño es permanente y se han agotado todas las posibilidades de curación, es decir, ha quedado con secuelas.

No. Cuando se trata de un accidente de tráfico, los gastos de hospital deben ser pagados por las compañías de seguros involucradas. Si recibe una factura pidiéndole abonar dichos gastos de hospital, debe ponerse en contacto con la compañía de seguros e informarles de que esta cantidad aún no ha sido abonada. Siempre es recomendable rellenar y entregar el formulario que entregan los hospitales cuando atienden a un lesionado en accidente de tráfico…

Contacta con nosotros

Estaremos encantados de resolver tus dudas